Comprobaciones previas a la compra :
Es aconsejable realizar una serie de comprobaciones que pueden ahorrarle posteriores problemas:

La Verificación o Certificación Registral : Es la consulta al Registro de la Propiedad para comprobar la existencia o no de algún condicionante (si el vendedor de la vivienda es realmente el propietario, si existen cargas, contratos de alquiler, etc.), sobre la vivienda a adquirir que pueda perjudicar el libre disfrute de la misma. Si existiera alguno de estos ejemplos u otros similares, es aconsejable que se asegure de efectuar la compra libre de cualquier tipo de cargas o, de no ser posible, tener perfecto conocimiento sobre el alcance de las mismas.

La Comprobación Urbanística : Es recomendable comprobar en el Ayuntamiento al que pertenece la vivienda, si ésta se encuentra afectada de modo desfavorable por algún Plan Urbanístico proyectado, así como si cumple las exigencias de los Planes Urbanísticos en vigor y ha obtenido el informe favorable sobre la I.T.E.

La escritura : El vendedor debe presentar la escritura  correspondiente de la vivienda que va a vender. Al efectuar la compra, se expedirá por el Notario una nueva escritura de compra-venta entre comprador y vendedor donde figurarán todas cláusulas y condiciones que se hayan pactado (precio, forma de pago, etc.).

La contribución urbana : Es conveniente comprobar que los cuatro últimos recibos de la contribución urbana estén pagados y que figure a nombre del titular de la vivienda.

La comunidad: Es conveniente comprobar que la comunidad esté pagada. El vendedor debe presentar certificado de estar al corriente en el pago de la comunidad.